Trampas para Mosquitos (AGO, por sus siglas en inglés)

​​​​​​​​​​​​​​​
trampa.jpg
​​​

Para ayudar a combatir el zika, las autoridades municipales, el Departamento de Salud de Puerto Rico y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) están implementando un programa de instalación de trampas pegajosas para mosquitos (trampas AGO, por sus siglas en inglés) para atrapar mosquitos portadores del virus. Las trampas se emplearán en zonas urbanas donde la propagación del zika es alta. Se evaluará el efecto de las trampas mediante actividades de monitoreo de los mosquitos.



¿Qué son las trampas AGO?​​

Estas trampas se desarrollaron para atraer y atrapar los mosquitos Aedes aegypti hembra que propagan virus como el zika, el chikunguña y el dengue. Estas trampas son económicas, fáciles de armar y de mantener.​


​​


¿Cómo funciona la trampa?

El balde plástico negro contiene 10 litros de agua y una pequeña cantidad de heno. El color oscuro y el olor atraerán a los mosquitos hembra que buscan dónde poner sus huevos. La cámara de captura tiene una pega especial para atrapar los mosquitos y una rejilla para impedir que lleguen al agua.

​​​


¿Qué mantenimiento recibirán las trampas?​​

Las trampas recibirán mantenimiento cada dos meses por parte de trabajadores contratados que eliminarán el polvo y la basura de la parte exterior de la trampa, cambiarán el agua, el heno y la hoja con pega, y se asegurarán de que los agujeros de drenaje estén limpios y que no estén tapados. Una vez instaladas, los residentes no tienen que mover ni abrir las trampas.

​​​


¿Son seguras las trampas?

Sí. Las trampas no son peligrosas para la salud de las personas ni de las mascotas que vivan en los hogares donde se instalen. Las trampas solo contienen agua y heno; no tienen químicos ni insecticidas. ​​​

​​​​​​​​​​

¿Ayudarán las trampas a reducir los casos de virus propagados por mosquitos en Puerto Rico, como el zika, el dengue o el chikunguña?

Desde de 2012, cuatro comunidades de Puerto Rico han participado en un estudio continuo de las trampas AGO. Los resultados de estos estudios de campo sugieren que las trampas pueden reducir la propagación de los virus al reducir la cantidad de mosquitos que hay en un área. Para que sean más efectivas, las trampas deben usarse junto con otras actividades de control de mosquitos, tales como vaciar, voltear, tapar o botar los recipientes con agua y se debe usar larvicidas en áreas con agua acumulada que no pueda vaciarse y que no se usará para beber.


​          

​​​​Es​​ta página fue revisada el 20 de octubre de 2016

Esta página fue modificada el 20 de octubre de 2016​​​​​​​​